Hemos mantenido por generaciones una visión incompleta acerca de nuestra individualidad y todo lo que ello conlleva. 

Somos el resultado de la cooperación de muchos otros seres (desde microbios hasta tus padres), que a su vez funcionan igual, trabajar por los demás y ayudarles a prosperar es también trabajar para tí

Desde Darwin hemos creído que la competencia es la base de la evolución, pero miles de estudios posteriores han demostrado que esto no es cierto, en todos los reinos encontramos innumerables ejemplos de cooperación, no solo entre seres de la misma especie sino de diferentes, incluso reinos.

Piotr Kropotkin, en su libro “El Apoyo Mutuo (1902)” afirma cosas como “En innumerables sociedades animales, (...) la cooperación conduce al desarrollo de las facultades intelectuales y morales que aseguran a la especie las mejores oportunidades de vivir y propasarse.” 

“Aquellas comunidades que encierran la mayor cantidad de miembros que simpatizan entre sí, florecerán mejor y dejarán mayor cantidad de descendientes”.

¡Resulta que más allá de fantasías de hippies activistas, la cooperación es la base de la vida misma!

La vida urbana nos hace olvidar que nuestra vida se compone de las acciones de otros; cuando te adentras en la naturaleza con paciencia y detalle podrás conocer cientos de casos de cooperación entre especies (simbiosis) que te harán retomar el interés por la cooperación.

Cooperacion es mucho mas que actuar juntos, es una forma de alimentarse

La cooperación que aprenderás de la naturaleza, esa que también practicas con tus seres queridos implica mucho más que trabajar juntos para lograr algo, es compartir energía, recursos, experiencia y emociones; siempre dando, recibiendo cuando más lo necesitas.

No se trata solo de hacer y recibir favores, es más bien una forma de alimentación emocional que es tan importante como la física y que ocurre lo quieras o no; necesitada por todos, ignorada sólo por las personas sumidas en  el egoísmo y la desconexión.

La simbiosis o interacción amorosa y desinteresada es una fuente irremplazable de energía emocional que muchos urbanitas hemos subestimado, víctimas protagónicas  de generaciones de TV, noticias, antidepresivos y empleos de 8 a 5. dicho de una forma bien sencilla: 

La vida es para vivirla con amigos, sinó es solo subsistencia.

Más que individuos, somos nodos en una red, neuronas en un cerebro,  estamos hechos para trabajar en equipo y retroalimentarnos.

Desconectarte del tramado emocional de los otros, del sentido de comunidad y la compasión es como  si una neurona se desconectara  de las demás en el cerebro, es como cuando tu ordenador se queda sin internet... y es muy tóxico, más de lo que piensas.

No importa cuántos años tengas en una ciudad, tú perteneces a un entorno natural; reconocerlo y establecer contacto con ello, es retomar tu camino a la evolución.

Compartir este post

Comentarios (0)

No hay comentarios en este momento

Nuevo Comentario