Por décadas me apasionó el ver tantas similitudes geométricas y morfológicas entre distintas estructuras que en principio no están interconectadas. ¿Te has fijado en cuánto se parecen? 

wpNfopbgMAZRXXYhMM2pP-xhK3uTerwcqHt5Pw4HfkCKfM0UTFhSAiBiim_vWl6OH7RaMt5DY5DF_loOV1WJlj7kxAkr8VtNcKu9ehi2WhL2g_IWcVsJ6uIEfUiRwSiOJHUzttmi

No es coincidencia que los microorganismos que existen en nuestro cuerpo sean más numerosos que nuestras propias células y que muchas de ellas son vitales para nuestra existencia.

hdcxYNINEi8jPQ7i8rEiRjER9udtP9-c-vSy5bj5MZgmzkFP-Zx655tGW0KtkscY_4jOH86tAU8u-B3NCKeq0K_D_BkhoORauGt_7p3fbXwru5bgHQflmB1HtaCzLIpzOu4G23hb

El Proyecto del microbioma humano calcula que hay 10.000 especies de microbios que viven en los seres humanos sanos, un hallazgo que profundiza en la comprensión de cómo algunas enfermedades están relacionadas con los cambios en nuestro zoo microbiano. (Imagen: Instituto Rowett / Associated Research Press).

Comprender el cuerpo humano como el hábitat de miles de microorganismos trabajando por el bien común, nos abre las puertas a aceptar con humildad la grandeza de la que formamos parte, la naturaleza terrestre, el sistema solar en el que se inscribe, etc. 

Del Blog de Terra.org

Más que seres, somos ecosistemas (otra referencia aquí) que vivimos en / gracias a / dando vida a otros ecosistemas de mayor envergadura (e incluso en dimensiones superiores). 

Nuestras células, órganos, cuerpos, familias, emociones, pensamientos y comunicaciones funcionan bajo la misma estructura fractal de red intercomunicada, colaborativa e inteligente, regidas por las mismas leyes, descritas por los mismos principios matemáticos y describiendo la misma geometría que virus, bacterias, plantas, hongos, árboles, bosques, praderas, planetas y galaxias.

Es el parentesco definitivo que te une a todo lo que existe.

Más que individuos, más que padres, madres, hijos, empleados, consumidores, gobernantes o gobernados, somos ecosistemas que viven en ecosistemas, inmersos en un principio de fractalidad que lo une y abarca todo.

Bruce Lipton, biólogo celular, afirma en su libro "La Biología de la creencia (Adjunto)" lo siguiente:

Tal vez te consideres un individuo, pero como biólogo celular puedo asegurarte que en realidad eres una comunidad cooperativa de unos cincuenta billones de ciudadanos celulares (...) que han desarrollado una estrategia cooperativa para la supervivencia mutua. Los seres humanos no somos más que la consecuencia de una «conciencia colectiva». 

La piel, los genitales, los ojos, el sistema digestivo y la sangre contienen pequeñas comunidades de virus, bacterias y otros seres microscópicos, únicas de cada uno de nosotros que son vitales para su correcto funcionamiento.

¿Dije únicas de cada uno de nosotros? SI. Cada microbioma es único de cada individuo, ésto se llama hologenoma y es la evidencia irrefutable de que somos como pequeños bosques, entornos que dependen de sus habitantes y viceversa. 

Estamos gobernados por la misma dinámica (leyes, fórmulas, geometría, diseño, estilo, funcionalidad, y sustentabilidad) que todo lo natural que nos rodea.

Eu3tcMtWOvdRbEoM4lp5SELzcTv1gxpMlS_rzN1fhURRpa_wKnzpaHUN89Fa6OWOKPB8rhg_Jb9vgxb2gG4f1TjNw8hEYwENeisEPTE8Wpf5FfkiD3mV-mNounGHU5HjhQQBATZn

La Flor del beso; ¿Alguna similitud con la realidad? 

Tu vida, mente y cuerpo se parecen a las raíces, nubes, ríos y hongos, NO a bloques, vigas, puertas y ventanas.

Tu relación con la naturaleza es mucho más poderosa que los nexos que te unen a tu país o familia. 

Vienes y eres parte de una comunidad heterogénea, multiespecies y primordialmente simbiótica, que es recursos, hábitat y seres vivientes al mismo tiempo, donde seres de todos los reinos son parte de una FAMILIA unida por leyes y principios comunes.

Compartir este post

Comentarios (0)

No hay comentarios en este momento

Nuevo Comentario